Aerolíneas, Destacamos, Latinoamérica

Copa se deshará de flota de 28 Boeing 737-700 y Embraer 190

Venta anunciada previamente, la pandemia obligó a bajar los precios y genera pérdida contable por US$50 millones

Por Alberto López

Se trata de 14 aeronaves Boeing 737-700 y 14 más Embraer 190AR (12 Embraer 190AR A y dos Embraer 190AR B), cuya venta, en el caso de los Boeing, ya había sido anunciada desde 2019, mientras que para los Embraer se confirmó en julio pasado.

Sin embargo, la situación actual de crisis en la industria aérea global ha perjudicado  los términos acordados para la venta, pues son más bajos de lo que se suponía originalmente, lo que podría generar una pérdida contable de alrededor de US$50 millones en la transacción.

Según confirmó Copa en un comunicado, la crisis de Covid-19 continúa desafiando a la industria de la aviación de una manera sin precedentes y está obligando a la mayoría de las aerolíneas de todo el mundo a realizar cambios significativos en la forma en que realizan sus negocios”.

“Desde el inicio de la crisis, nuestro equipo de administración ha tomado acciones agresivas, enfocándose en reducir costos fijos, reforzar aún más la posición de liquidez de la compañía y ajustar el tamaño de la compañía, para lo que creemos será un entorno de demanda debilitado en el futuro inmediato”, agregó la comunicación oficial.

Además, según la línea aérea panameña, “aunque enfrentamos una gran incertidumbre, creemos que estamos tomando las medidas necesarias para mantener una posición de fortaleza en términos de liquidez, una estructura de costos eficiente y capacidad flexible y planes de red, a fin de mantener la ventaja competitiva que ha permitido nosotros para ofrecer resultados líderes de forma constante durante más de 20 años”.

Hay que recordar que Copa es la única, de las principales líneas aéreas latinoamericanas que no se suscribió al Capítulo 11 del Código de Bancarrotas de Estados Unidos, ni ha solicitado apoyo financiero con los principales gobiernos donde opera, como podría ser Panamá (su sede principal) y Colombia, sino que ha preferido recurrir a otras maniobras financieras y administrativas (como esta transacción de parte de su flota) para palear el parón de vuelos desde marzo anterior.