A350, Air France, Airbus
Aerolíneas, Aviación Comercial, Destacamos

El Grupo Air France repatria a más de 270.000 personas

La crisis sanitaria mundial provocada por la COVID-19 ha dado lugar a la mayor operación de repatriación jamás llevada a cabo en el mundo. Centenares de miles de viajeros han querido regresar a sus domicilios lo antes posible, lo que ha representado un desafío operativo sin precedentes frente a los numerosos cierres de fronteras y de espacios aéreos.

Un trabajo conjunto con el Ministerio de Asuntos Exteriores francés y las embajadas

Air France se ha movilizado y ha trabajado en estrecha colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores francés y la Secretaría de Estado encargada de Transportes para identificar y priorizar las necesidades en los distintos países, en coordinación con las embajadas y las oficinas de representación de Air France en todo el mundo. Se ha abierto una oficina de crisis operacional que funciona los 7 días de la semana para coordinar las operaciones y obtener las autorizaciones necesarias para el mantenimiento del programa de vuelos regular, así como para la puesta en marcha de vuelos especiales dedicados exclusivamente a operaciones de repatriación. Estas operaciones han sido muy complejas debido a las numerosas restricciones impuestas a las compañías aéreas, en materia por ejemplo de alojamiento para las tripulaciones, y por la ausencia de procedimientos armonizados en los distintos países.

150 000 ciudadanos franceses han podido regresar a su casa gracias a Air France y a Transavia

Desde el 14 de marzo de 2020, Air France y Transavia han operado más de 1.800 vuelos desde 132 aeropuertos en 82 países, permitiendo así la repatriación de más de 270.000 pasajeros, de los que 150.000 son franceses. En un contexto económico fuertemente degradado, y con la mayoría de los vuelos saliendo de París vacíos, Air France y Transavia han fijado tarifas especiales y con un importe limitado para los viajeros repatriados.

Estas operaciones de repatriación llegan a su fin en la mayoría de las regiones, a excepción de algunas zonas como África del Norte donde la demanda sigue siendo importante, a pesar de los más de 200 vuelos ya realizados. Para responder a esta demanda, Air France continuará asegurando vuelos puntuales en las próximas semanas, bajo reserva de obtener las autorizaciones necesarias.

 

Continuidad territorial y transporte de material médico y bienes esenciales para la gestión de la crisis

La actividad de Air France se concentra ahora en la ejecución de un programa mínimo de vuelos -en los que se incluyen 3 vuelos semanales entre Madrid y París-CDG y 2 vuelos semanales entre Barcelona y París-CDG- que equivale en torno al 5% de la capacidad ofrecida habitualmente. Este programa está destinado por un lado a preservar la continuidad territorial hacia las grandes ciudades francesas y los territorios de ultramar, y por otro a mantener un enlace con las grandes ciudades europeas y mundiales que permita el transporte de pasajeros y de carga.

Air France participa además activamente en el puente aéreo entre China y Francia con el transporte de máscaras y material médico. Cada semana se aseguran 7 vuelos con aparatos Boeing 777 cargo y Boeing 777 utilizados habitualmente para el transporte de pasajeros y a bordo de los cuales se transporta material tanto en las bodegas como en la cabina.
La puesta en marcha de este plan de repatriación y de continuidad de las operaciones ha sido posible gracias al compromiso solidario del conjunto de los equipos de Air France y de Transavia, personal de tierra, pilotos y tripulantes de cabina de pasajeros, orgullosos de contribuir con el esfuerzo realizado a nivel nacional.