Iberia y Air Europa suspenden su fusión. Las aerolíneas negocian la rescisión del contrato en estos momentos.

ACTUALIZADA

Luis Gallego ha comunicado esta mañana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que Iberia desiste en la compra de la compañía de la familia Hidalgo y está «en una fase avanzada de las negociaciones para rescindir el acuerdo», según anuncia el ‘holding’.

«IAG y Globalia confirman hoy que se encuentran en una fase avanzada las negociaciones para rescindir el acuerdo firmado el 4 de noviembre de 2019 y modificado el 20 de enero de 2021, según el cual la filial de IAG, Iberia, había acordado adquirir la totalidad de las acciones emitidas capital de Air Europa», comunica el grupo en un escueto comunicado.

Hace unas semanas, la operación parecía estar más lejos que nunca de hacerse efectiva tras unas declaraciones del propio Gallego en las que reconocía ser “pesimista sobre el futuro de la operación»… «Hemos seguido intentando sacarla adelante en el peor contexto de la aviación. Poca gente está comprando aerolíneas a día de hoy y nosotros estamos apostando por ella, pero más no podemos hacer. Si los números no salen, desgraciadamente nos tendremos que ir», declaró.

El presidente de IAG destacaba tres variables necesarias para que la operación «tenga sentido»: «Las condiciones del Gobierno (por el rescate), de Globalia (por las condiciones del acuerdo) y de los ‘remedies’ (descartes de rutas para no dañar la competencia que debe avalar Bruselas). Si esas tres variables salen positivas, la haremos; si no es así, no», advertía.

El aval de Bruselas que debía emitirse en las próximas semanas, puede que ya sea conocido por el directivo y, siendo desfavorable, haría inviable económicamente la operación de compra.

Tanto en el contrato de compra inicial como en el renegociado que se acordó tras la aparición de la pandemia, se establecía una indemnización de Iberia a Air Europa de 40 millones de euros, en caso de que la compañía de IAG decidiera renunciar a la compra de su competidora. Gallego reconocía hace unas semanas su disposición a pagar dicha penalización. «Existe una cláusula de salida que no nos gustaría utilizar, pero si no queda más remedio nos tendremos que ir», afirmaba.

Lo que no está nada claro legalmente es si Iberia estará obligada a pagar esa idemnización pues, ni las condiciones de mercado ni las de Air Europa son las mismas que cuando se firmaron, ni la rescisión del contrato puede imputarse a Iberia, sino a la Comisión Europea de la Competencia, que harían inviable la operación financieramente.

No obstante, algunas fuentes indican que Iberia habría ofrecido una contraprestación del doble, 75 millones de euros, a Air Europa para suspender temporalmente la operación a la espera de un nuevo acuerdo que pudiese evitar el bloqueo por parte de la Comisión Europea.

Decisión controvertida de Bruselas

Tanto IAG como el gobierno español han insistido en numerosas ocasiones en la importancia de la fusión de ambos grupos para transformar el ‘hub’ de Madrid en un verdadero rival para los cuatro ‘hubs’ más grandes de Europa: Amsterdam, Frankfurt, Londres-Heathrow y París-Charles De Gaulle.

El peso de Iberia en el aeropuerto de Madrid es menor que el de otras aerolíneas similares en sus ‘hubs’ respectivos. La cuota conjunta de IAG (no solo de Iberia) con Air Europa sería del 39%, un porcentaje mucho menor que el que tienen sus competidores en París Charles de Gaulle, Frankfurt o Ámsterdam, que superan hasta el 45%, según cifras previas a la pandemia.

De modo que, pendientes aún de leer el informe final de la Comisión, los números no sólo no cuadran, sino que podrían constituir un agravio comparativo ante el que el gobierno español debería reaccionar, no sólo para enfatizar su peso e influencia en Europa sino para salvar su inversión en Air Europa a la que, probablemente, deba inyectar aún más liquidez en el próximo mes mientras valora sus opciones de futuro.

Sin la fusión con Air Europa, IAG tiene en cartera otras opciones con las que reforzar sus posiciones, sobre todo en América Latina, aunque no ha desvelado qué compañías tiene en mente. Air Europa no lo tiene fácil, pues su principal baza, AiFrance-KLM, no puede comprar otras aerolíneas mientras no devuelva las ayudas estatales que le fueron concedidas.

Por otro lado, ahora IAG tiene las manos libres para, si así lo desea, duplicar las rutas de Air Europa a precios más competitivos para ganar cuota de mercado por sí misma.

Hoy, 16 de diciembre, Iberia ha emitido un comunicado que reproducimos íntegramente.

«Finalmente ha sido imposible cerrar con éxito una operación tan estratégica para el futuro de la conectividad aérea de España, el reforzamiento del hub de Madrid, el desarrollo de nuestro turismo de calidad y la recuperación de la economía española.

Por tratarse de una operación clave para el país y muy importante para ambas compañías, desde Iberia nos hemos comprometido a explorar distintas alternativas de estructuras accionariales para tratar de articular esta operación con Air Europa.

Por todo ello, IAG pagará a Globalia 35 millones de euros adicionales a los 40 pactados inicialmente, como muestra de compromiso para alcanzar un acuerdo en la segunda fase de la negociación y para eliminar igualmente cualquier reclamación pendiente relacionada con el anterior acuerdo de adquisición.

Ambas partes han acordado que estas cuantías se deducirán del precio de compra futuro, si se llega a un nuevo compromiso.

En este sentido, para poner precisamente el foco en la recuperación del sector, contribuir al mantenimiento de miles de puestos de trabajo, y garantizar el desarrollo de una industria clave para el turismo de nuestro país, hemos cerrado un acuerdo de intenciones con Globalia para evaluar las citadas alternativas y otras estructuras que puedan resultar interesantes para ambas compañías, ofreciendo beneficios similares para sus accionistas, clientes y empleados, antes de finales de enero de 2022.

En paralelo, seguiremos trabajando con el Gobierno de España en seguir mejorando la conectividad del país y seguir potenciando el hub de Madrid para hacerlo competitivo respecto a otros aeropuertos europeos».