Aerolíneas, Destacamos

Virgin Atlantic declara quiebra y se acoge al Capítulo 15

La aerolínea británica Virgin Atlantic, que pertenece en un 49% a Delta Airlines, se declaró ayer en quiebra ante un tribunal de Nueva York.

El movimiento se produce sólo tres semanas después de que Virgin anunciara un acuerdo de reestructuración y financiación que parecía asegurar el futuro de la aerolínea.

Virgin reanudó los vuelos regulares de pasajeros el 20 de julio tras haber concertado un acuerdo de recapitalización por 1.500 millones de dólares. Los accionistas Virgin Group y Delta aportaron alrededor de 800 millones de dólares, incluyendo 260 millones recaudadas con la venta de acciones en la empresa espacial comercial Virgin Galactic.

El Capítulo 15 es una forma de protección contra la bancarrota establecida en los Estados Unidos en 2005 y dirigida específicamente a los casos en que la empresa tiene su sede fuera de los Estados Unidos y opera en múltiples países. Funciona de manera similar al Capítulo 11, protegiendo a la empresa de sus deudores mientras que los términos de la reestructuración se acuerdan a través del tribunal.

Virgin Australia ya entró en administración concursal voluntaria en abril y varias empresas han ofertado para adquirir la aerolínea. Bain Capital fue nombrado el licitador preferido el 26 de junio, pero esa oferta aún debe ser aprobada por los acreedores este mismo mes.

En el caso de Delta, la declaración de quiebra de Virgin Atlantic muestra los riesgos de las sociedades de capital de las aerolíneas. LATAM Airlines, en la que Delta tomó una participación del 20% en septiembre de 2019, también solicitó la protección del Capítulo 11 en mayo.

A diferencia de las aerolíneas estadounidenses o europeas, las aerolíneas de Sudamérica y el Reino Unido han recibido poca o ninguna ayuda del gobierno para superar la pandemia del COVID-19.