Indra digitalizará y modernizará el centro de control de tráfico aéreo oceánico de la Isla de Sal y las torres de control de Santiago, Boa Vista, São Vicente y Sal con tecnología de vanguardia para llevar la seguridad y eficiencia de las operaciones aéreas a su máximo nivel. Este objetivo convierte el proyecto en uno de los más importantes para el futuro de la navegación aérea en todo el oeste de África, dado el papel de Cabo Verde como puerta de entrada a la región.

El centro de control oceánico de Sal provee servicios de navegación a aquellos vuelos con destino y origen en Cabo Verde o que atraviesan su Región de Información de Vuelo (FIR) siguiendo las rutas que unen el oeste de Africa y Europa con Norte y Sur América, respectivamente.

Los sistemas de vanguardia que Indra implantará incluyen una de las más avanzadas soluciones de automatización del mercado y un sistema de control de comunicaciones de voz sobre IP de última generación, así como un simulador para reforzar el entrenamiento de los controladores.

Estas soluciones permiten al proveedor de servicios de navegación aérea de Cabo Verde, ASA (Empresa Nacional de Aeroportos e Segurança Aérea) reforzar su interoperabilidad con otros centros de control. También mejoran la seguridad y la eficiencia con la que gestiona el tráfico, aportándole flexibilidad para adaptarse de forma dinámica a las diferentes situaciones operativas y contribuyendo al cumplimiento de la regulación actual y futura.

El proyecto se enmarca dentro del esfuerzo que ASA está realizando para modernizar la gestión del tráfico aéreo en el país y consolidar su posición como uno de los proveedores más fiables de servicios de navegación para los vuelos nacionales e internacionales y rutas transcontinentales. Esta tecnología también incrementa la capacidad para gestionar más tráfico y recibir un mayor número de visitantes, permitiendo que la industria del turismo siga creciendo.

El contrato refuerza la posición de Indra como uno de los proveedores de sistemas de tráfico aéreo líderes en el continente africano, con proyectos en Marruecos, Argelia, Túnez, Ghana, Kenia, Uganda o Ruanda. También mantiene una estrecha relación con ASECNA (Agency for the Safety of Air Navigation in Africa and Madagascar) y ha completado proyectos de modernización de infraestructuras clave en 49 países africanos.