Aeropuertos, Destacamos, Latinoamérica

Inician los trámites del nuevo aeropuerto mexicano. Primera reserva de fondos

La Secretaría de la Defensa Nacional de México (SEDENA) ha solicitado formalmente 46.4 millones de dólares para comenzar las licitaciones del nuevo aeropuerto mexicano de Santa Lucía. Con en esta asignación se establecerá la estructura gerencial del proyecto y los estudios previos de la obra que se precisará; entre ellos, el de conectar al actual aeropuerto AICM con la base militar donde se ubicará el nuevo (que no cuenta con conexiones adecuadas hacía la capital mexicana) y reubicar las instalaciones militares, algunas construidas tan recientemente como el 2017.

La partida presupuestal se denominó «Provisiones para la modernización y rehabilitación de la infraestructura aeroportuaria y de conectividad», lo que técnicamente faculta a los militares mexicanos a iniciar el proyecto para construir las dos pistas y la terminal que el presidente López Obrador propone como su solución para la saturación del actual AICM.

Santa Lucía: en qué consiste el proyecto para construir un nuevo aeropuerto para Ciudad de México

El pasado mes de agosto, el presidente electo presentó el proyecto de Santa Lucía, a unos 40 kilómetros de la capital, como alternativa al Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que se construía desde 2015 en el lecho drenado del lago Texcoco y cuyas obras han sido paralizadas.

El proyecto del Aeropuerto Internacional Santa Lucía tendrá un costo de 70.342 millones de pesos (US$3.600 millones), según el documento del equipo del presidente electo, y su construcción tomará tres años.

El proyecto de López Obrador consiste básicamente en convertir la actual base aérea Santa Lucía en un aeropuerto civil y militar con operaciones mixtas, construir dos pistas -una de 5,1 km y otra de 4,6 km-, un edificio terminal con 33 posiciones, una terminal de pasajeros, una aduana y una torre de control, para complementar el actual aeropuerto Benito Juárez (AICM). De este modo la actual base aérea se convertirá en un aeropuerto civil y militar con operaciones mixtas.

En el proyecto también se contempla un hotel de 310 habitaciones, un estacionamiento cubierto, una terminal de autobuses, la construcción de la zona de hangares y de servicios aeroportuarios, y un área para una futura ampliación.

Esa nueva terminal de Santa Lucía estaría conectada al actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México por un tren rápido, y también tendría acceso al distribuidor vial del Circuito Exterior Mexiquense. Además, en este plan se contempla también reacondicionar el actual aeropuerto Benito Juárez y el de Toluca.