Gremlin
América, Aviación militar, Destacamos

Capacidad de recuperación aérea demostrada en los Gremlins

Un vehículo aéreo no tripulado demostró su recuperación en el aire durante el último despliegue de pruebas de vuelo del programa Gremlins de DARPA el pasado mes de octubre. Durante el despliegue, dos vehículos aéreos X-61 Gremlin (GAV) validaron con éxito todas las posiciones de vuelo autónomo en formación y las características de seguridad antes de que un GAV demostrara finalmente la recuperación en el aire de un C-130.

«Esta recuperación fue la culminación de años de duro trabajo y demuestra la viabilidad de una recuperación aérea segura y fiable», dijo el Tcol. Paul Calhoun, director del programa para Gremlins en la Oficina de Tecnología Táctica de DARPA. «Es probable que esta capacidad resulte fundamental para las futuras operaciones aéreas».

Durante la experimentación final, el equipo reacondicionó un vehículo X-61 y realizó un segundo vuelo en 24 horas. Además, se recogieron muchas horas de datos durante cuatro vuelos, incluyendo el rendimiento del vehículo aéreo, las interacciones aerodinámicas entre la bala de recuperación y el GAV, y la dinámica de contacto para la recuperación en el aire. Lamentablemente, uno de los VAG se destruyó durante las pruebas de vuelo.

«La recuperación aérea es compleja», dijo Calhoun. «Nos tomaremos un tiempo para disfrutar del éxito de este despliegue, y luego volveremos a trabajar para seguir analizando los datos y determinar los próximos pasos de la tecnología Gremlins».

Las recuperaciones aéreas seguras, eficaces y fiables prometen ampliar drásticamente el alcance y los posibles usos de los vehículos aéreos no tripulados en el teatro de operaciones. Los GAV pueden estar equipados con una variedad de sensores y otras cargas útiles para misiones específicas. También pueden ser lanzados desde varios tipos de aeronaves militares, manteniendo las plataformas tripuladas fuera del alcance de las defensas del enemigo. Tras su recuperación en el aire, los GAV pueden ser reacondicionados por el personal de tierra para prepararlos para otra misión en un plazo de 24 horas.