Aviación Comercial

El Boeing 777X no está listo para comenzar la certificación

Otro golpe para Boeing: la FAA ha rechazado el comienzo del proceso de certificación del 777-9. Cita problemas sin resolver tanto con el hardware como el software.

Boeing solicitó el TIA, el comienzo de los vuelos de prueba, que ya contabilizan para el proceso de certificación, pero la FAA lo denegó el pasado dia 13 de mayo, lo que indica que no cree que el avión pueda cumplir con los requisitos necesarios para su certificación.

Publicada por The Seattle Times, el gerente de certificaciones de la FAA envió una carta a Boeing como respuesta a su solicitud argumentando en ella “que el avión no está listo para TIA, ni siquiera para el tipo de vuelos limitados que propone el fabricante”. Y añade que “ el diseño del avión no parece que esté suficientemente maduro para cumplir con las regulaciones aplicables”.

En diciembre pasado Boeing ya retrasó la petición para efectuar vuelos de prueba, tras una petición de EASA de más explicaciones sobre los comandos de vuelo, y anunció que las primeras entregas se retrasarían hasta finales de 2023.

Entre los problemas que la FAA ha encontrado, se citan principalmente los relacionados con el uso del CSS (common core system) de los motores de GE Aviation, que es heredado del 787. En concreto la FAA pide más explicaciones y “datos puros” sobre cómo el sistema integra los datos en el 777. Es lo que se conoce como el Design Assurance Review y sin él, “la FAA no puede determinar si el sistema está maduro y proporcionará datos puros en las pruebas de certificación”.

Por otro lado, Boeing aún debe realizar modificaciones en varios elementos y sistemas del avión, como el indicador de posición del estabilizador horizontal, cuyos cambios deben ser comprobados como suficientes para corregir los problemas detectados y que a su vez no causan más problemas.

Otra de las modificaciones ha sido solicitada por EASA sobre el actuador de sistema de control de vuelo , quien todavía no ha aprobado los cambios propuestos por el fabricante. La FAA también ha solicitado modificaciones en los indicadores de alertas relacionadas con fallos en los módulos de control de vuelo, pérdida de la protección de velocidad del aire, fallos en el modo solo flight director, entre otros. En resumen, cita la FAA, “el avión no está maduro”.

Boeing ha declinado hacer comentarios y recalca que está “completamente centrado en la seguridad como su máxima prioridad en el desarrollo del 777X y seguimos en el proceso de pruebas para demostrar la seguridad y confiabilidad del avión para cumplir con todas las regulaciones. Seguimos comunicando de forma transparente con la FAA y otras agencias reguladoras sobre la certificación del 777-9”.