Airbus, Boeing y Embraer buscan materias primas en Arabia

por | 27 mayo 2024

Principalmente aluminio y titanio serían las materias primas que los principales fabricantes aeroespaciales estarían buscando en Arabia Saudita, que pretende diversificar más su oferta de productos al mundo, más allá de solo petróleo y sus derivados.

Según ha trascendido, la Autoridad General de Aviación Civil de Arabia Saudita (GACA en inglés) sostiene conversaciones con los fabricantes para la provisión de estos metales, y también podría plantearse el aumento de producción local de componentes de aviones.

“Boeing, Airbus y Embraer han mostrado interés en las materias primas y en establecer instalaciones para ciertos componentes en el reino”, dijo el presidente de la GACA Abdulaziz Al-Duailej.

Acuerdo con Tasnee

En ese sentido, en pasos concreto al respecto del tema, Boeing firmó un memorando de entendimiento con el conglomerado local Tasnee para explorar el desarrollo de la industria en Arabia Saudita. Tasnee produce alrededor del 10% del titanio en el mundo, que se utiliza en la aviación, los submarinos nucleares, los misiles y las industrias de satélites.

Por otro lado, Boeing suspendió un contrato con el productor estatal ruso de titanio, VSMPO-AVISMA, en 2022 debido a las sanciones impuestas tras la guerra entre Rusia y Ucrania. Rusia produce la mitad del titanio de grado aeroespacial del mundo, lo que genera un problema en la cadena de suministro de la industria.

Arabia realiza inversiones multimillonarias en la industria de la aviación con el fin de atraer hasta US$100.000 millones para el sector, aportados, principalmente, por su fondo soberano de riqueza. Al-Duailej estima que alrededor de la mitad de esta inversión se destinará a aeropuertos e infraestructura, mientras que el resto se dirigirá a aviones y otras actividades relacionadas con la aviación.

Alberto López

Alberto López

Apasionado por la aviación, profesional en comunicaciones y periodismo, piloto aviador comercial y despachador; más recientemente, docente universitario. Trabajé por siete años en TACA, en Operaciones Aéreas como despachador, con acreditación de la FAA. Mi segunda profesión, comunicaciones y periodismo, me permite escribir con pasión absoluta sobre el maravilloso mundo de la aviación.