Airbus y Air France absueltos por accidente del vuelo AF447

por | 25 abril 2023

La justicia francesa liberó de cargos a Airbus y a Air France por el accidente del vuelo AF447 Río-París en 2009, sobre el Océano Atlántico, en el que murieron 228 personas, y por el cual fueron juzgados en París por homicidios involuntarios.

El 1 de junio de 2009, el vuelo AF447 de Río de Janeiro a París se estrelló en plena noche cuando sobrevolaba el Océano Atlántico, unas horas después de su despegue. Los 216 pasajeros y los 12 tripulantes que iban a bordo murieron.

Casi 14 años después de la catástrofe, un tribunal parisino absolvió a las dos empresas al juzgar que, si bien cometieron “faltas”, no se “pudo demostrar ningún vínculo causal seguro” con el accidente.

A bordo del avión, un Airbus A330 con matrícula F-GZCP, viajaban personas de 33 nacionalidades: 61 franceses, 58 brasileños y 28 alemanes, así como nueve italianos, dos españoles y un argentino, entre otros. Se trata del accidente más mortífero de la historia de las aerolíneas francesas.

Tras un largo procedimiento marcado por apreciaciones encontradas de los magistrados, y que tuvo lugar del 10 de octubre al 8 de diciembre del año pasado, la Fiscalía había solicitado que ambas compañías sean absueltas, al considerar que era “imposible demostrar” su culpabilidad.

Sin embargo, esta solicitud no fue aceptada por las partes, ya que a su entender “carga exclusivamente contra los pilotos y en favor de dos multinacionales”, criticó Danièle Lamy, presidenta de la asociación Entraide et Solidarité AF447, que representa a los familiares de las víctimas.

Durante todo el juicio, los representantes de Airbus y de Air France defendieron que las empresas no cometieron ninguna falta penal. Sus abogados solicitaron la absolución, una “decisión humanamente difícil pero técnica y jurídicamente justificada.

Alberto López

Alberto López

Apasionado por la aviación, profesional en comunicaciones y periodismo, piloto aviador comercial y despachador; más recientemente, docente universitario. Trabajé por siete años en TACA, en Operaciones Aéreas como despachador, con acreditación de la FAA. Mi segunda profesión, comunicaciones y periodismo, me permite escribir con pasión absoluta sobre el maravilloso mundo de la aviación.