American Airlines
Aviación Comercial

American retiró 150 aviones de su flota y retrasó entregas del MAX

 

American Airlines retiró 150 aviones de su flota y retrasó entregas del Boeing 737 MAX.

Por Alberto López

Esto como parte de su estrategia para recortar costos frente a la pandemia de covid-19, American Airlines redujo 150 aeronaves de su flota mediante retiros y almacenamiento temporal. 

Durante el tercer trimestre de 2020, American anunció el retiro de su flota de Boeing 757 y 767; Embraer E190, Airbus A330-300, Bombardier CRJ-200; así como 15 equipos de su flota Airbus A330-200. 

Además, American llegó a un acuerdo con Boeing para retrasar la entrega de 18 aeronaves nuevas Boeing 737 MAX que debía recibir en 2021 y 2022, ahora hasta 2023 y 2024. 

Con Airbus, la aerolínea estadounidense también finalizó una serie de transacciones sale lease back (venta y arrendamiento), para financiar las entregas remanentes de aviones A321.

“Como resultado, la compañía ha asegurado el financiamiento para todas sus entregas hasta 2021”, indicó oficialmente American. Por otro lado, la compañía también eliminó cerca de 17 mil millones de dólares de sus presupuestos operativos y de capital.

Sin embargo, durante el tercer trimestre del año, American Airlines alcanzó ingresos de 3.200 millones de dólares, una caída del 73% en comparación con lo que obtuvo en el mismo periodo del año pasado.

En ese sentido, su pérdida operativa previa a impuestos fue de 3.100 millones de dólares. Las acciones de la aerolínea tuvieron una pérdida neta de alrededor de 4,71 dólares cada una.

A pesar de esto, la compañía terminó con una liquidez disponible de alrededor de 13.600 millones de dólares.

“Tenemos un largo camino por delante y nuestro equipo permanece enfocado no solo para administrarnos durante la pandemia sino para asegurarnos que estamos preparados para cuando la demanda regrese”, dijo el CEO de American Airlines, Doug Parker.

American Airlines finalizó un acuerdo con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos para recibir un préstamo de hasta 7.500 millones de dólares, así como financiación del banco Goldman Sachs por 1.200 millones de dólares.