Boeing reduce pérdidas de 2023 en US$2.222 millones

por | 1 febrero 2024

Aún en números rojos, Boeing reportó perdidas para 2023 en el orden de US$2.222 millones, lo cual es mucho menor a lo reportado en pérdidas de 2022 que alcanzó US$4.935 millones.

Por otro lado, los ingresos de Boeing crecen un 17% para el año pasado, hasta los US$77.794 millones, las pérdidas operativas se reducen un 78%, hasta 773 millones y el flujo de caja operativo se dispara en el año un 70%, hasta US$5.960 millones.

Por otro lado, en las cuentas del último trimestre del ejercicio, el resultado operativo es positivo, con beneficios de US$283 millones, versus las pérdidas de US$345 millones de un año antes; la pérdida neta se reduce de US$634 millones a solo US$23 millones y la división de aviones comerciales logró beneficios. En ese sentido, los ingresos de esta división de aeronaves aumentaron un 13% en el cuarto trimestre, hasta US$10.481 millones, con un beneficio operativo de US$41 millones, en parte por unos menores costes extraordinarios.

“Mientras que hoy informamos de nuestros resultados financieros, nuestra atención se centra plenamente en la adopción de medidas integrales para fortalecer la calidad en Boeing, incluyendo escuchar las opiniones de nuestros empleados del 737 que hacen este trabajo todos los días”, dijo el CEO de Boeing, Dave Calhoun.

Agregó que “a medida que avancemos, apoyaremos a nuestros clientes, trabajaremos de forma transparente con nuestro regulador y nos aseguraremos de completar todas las acciones para ganarnos la confianza de nuestras partes interesadas”.

El informe del cuarto trimestre es relevante, ya que el fabricante aeroespacial estadounidense suele presentar una previsión anual de flujos de caja y entregas de sus dos productos más importantes, el 737 Max y el 787 Dreamliner. Sin embargo, la compañía omite esas previsiones esta vez para centrarse en garantizar la seguridad y la calidad de sus aviones.

Alberto López

Alberto López

Apasionado por la aviación, profesional en comunicaciones y periodismo, piloto aviador comercial y despachador; más recientemente, docente universitario. Trabajé por siete años en TACA, en Operaciones Aéreas como despachador, con acreditación de la FAA. Mi segunda profesión, comunicaciones y periodismo, me permite escribir con pasión absoluta sobre el maravilloso mundo de la aviación.