American, JetBlue
Aviación Comercial, Destacamos

Departamento de Justicia de EE.UU. investiga fusión de American y JetBlue

 

El Departamento de Justicia de Estados Unidos investiga la fusión de las aerolíneas American y JetBlue.

Por Alberto López

Según trascendió, a los reguladores estadounidenses les preocupa que este acuerdo entre American Airlines y JetBlue pueda incurrir en un caso de monopolio y a la imposición de tarifas altas en hubs claves a nivel mundial como el Aeropuerto de J.F. Kennedy, de Nueva York, o el de Boston.

La investigación llevaría abierta meses, aunque desde enero pasado se ha intensificado sin todavía haber llegado a una conclusión definitiva ya que, además, sería un caso complejo debido a que implica a diferentes departamentos de Estado, ya que a pesar de que las competencias de investigación las tenga Justicia, también cuenta mucho la opinión del Departamento de Transporte.

American Airlines y JetBlue anunciaron su alianza en julio del año pasado, bajo la premisa de que, a partir de su entrada en vigor, se repartirían los diferentes trayectos que operan cada una de ellas para impulsar el mercado y reducir costos.

«Hemos hecho un buen trabajo reduciendo los costos y planteando alianzas estratégicas como la de JetBlue. Estamos preparados para volver y cuando toque, ahí estaremos”, dijo el año anterior a este respecto, el CEO de American Airlines, Doug Parker.

Los efectos de esta asociación ya se comenzaron a apreciar a comienzos de este año con el lanzamiento de programas de fidelización y la fusión de algunos de sus activos así como de las hojas de ingresos.

Después de meses de investigación, el Departamento de Transporte aprobó la operación tras acordar que tanto American Airlines como JetBlue se deshicieran de algunas de las rutas que operaba entre Nueva York y la capital federal, Washington D.C.

Además de comprometerse con nuevos objetivos de aumento de plazas para asegurar la competitividad del sector. Para cumplir también han puesto en marcha 36 nuevas rutas internacionales que, según American Airlines, no podrían haberlo hecho sin la alianza con JetBlue.

Sin embargo, precisamente hay críticos dentro de los reguladores con esta última medida de creación de nuevas rutas, ya que aseguran que los llamados acuerdos de código compartido entre líneas aéreas, en los que venden los vuelos de la otra en algunas rutas, pueden ser problemáticos si las operadoras asociadas son rivales clave y, en consecuencia, deciden retirarse de la competencia, lo que fomentaría una situación monopolística en algunos trayectos.

Algunos aeropuertos y aerolíneas rivales han criticado abiertamente esta alianza, diciendo que JetBlue pasará de ser un competidor contra American Airlines a un amigo, lo que podría perjudicar a los clientes.