Korean Air ordena 33 Airbus A350

por | 27 marzo 2024

La aerolínea Korean Air suscribió un contrato con Airbus para adquirir 33 aviones de la familia A350, el cual incluye 27 A350-1000 y seis A350-900, el cual pudiera ascender hasta los US$13.700 millones.

Esta orden complementará las operaciones de flota a largo plazo de la línea aérea de bandera coreana, a medida que retire gradualmente sus aviones más antiguos. La adquisición del A350, una aeronave amigable con el medio ambiente, de próxima generación, no solo está alineada con los esfuerzos de sostenibilidad de la compañía, sino que también se considera como preparación para la integración de Asiana Airlines.

El A350-1000 es el modelo más grande de la familia A350 y puede acomodar de 350 a 410 pasajeros en una configuración estándar de tres clases. La aeronave utiliza materiales compuestos avanzados, lo que resulta en una reducción en el consumo de combustible y emisiones de carbono de hasta un 25%, en comparación con modelos de aeronaves de generaciones anteriores de tamaño similar.

Con el mayor alcance de vuelo entre las aeronaves de pasajeros existentes, el A350-1000 puede volar por más de 16.000 kilómetros. La variante A350-900 es aproximadamente siete metros más corta que el A350-1000, con un máximo alcance de 15.372 kilómetros y típicamente tiene capacidad para entre 300 a 350 pasajeros en un diseño de tres clases. La aerolínea puede desplegar la aeronave en sus rutas de larga distancia, como Seúl Incheon-Nueva York, donde actualmente opera dos vuelos diarios.

Además del acuerdo para adquirir 33 A350, Korean Air planea introducir 50 Airbus A321neo, 10 Boeing 787-9, 20 Boeing 787-10 y 30 Boeing 737-8. La aerolínea continuará priorizando la modernización de su flota y la reducción de emisiones de carbono a través de la operación de nuevas aeronaves y otras actividades de sostenibilidad.

Alberto López

Alberto López

Apasionado por la aviación, profesional en comunicaciones y periodismo, piloto aviador comercial y despachador; más recientemente, docente universitario. Trabajé por siete años en TACA, en Operaciones Aéreas como despachador, con acreditación de la FAA. Mi segunda profesión, comunicaciones y periodismo, me permite escribir con pasión absoluta sobre el maravilloso mundo de la aviación.