Aviación Comercial, Destacamos

La FAA anuncia la rebaja de la calificación de seguridad de México

El 25 de mayo, la FAA anunció formalmente la rebaja de la calificación de seguridad de México en la Evaluación Internacional de Seguridad Aérea (IASA) a la categoría 2, tras una auditoría realizada a principios de 2021.

La decisión de la FAA, tomada hace semanas y reportada por primera vez por The Wall Street Journal, no afecta el servicio existente, incluyendo la autorización de vuelos que no se están realizando, entre México y Estados Unidos. La decisión también impide que se realicen cambios en el equipamiento, como el cambio de aviones más grandes.

Además, la FAA aumentará la vigilancia de las aerolíneas mexicanas hasta que México sea reevaluado y pase de nuevo a la categoría 1.

«Durante su reevaluación de la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) de octubre de 2020 a febrero de 2021, la FAA identificó varias áreas de incumplimiento de las normas mínimas de seguridad de la OACI», dijo la agencia estadounidense. No proporcionó detalles de sus hallazgos.

La rebaja requiere que las compañías aéreas estadounidenses retiren sus códigos de los vuelos operados por México. Aunque las aerolíneas estadounidenses afectadas ven la situación como un dolor de cabeza, no supone un gran trastorno operativo ni un reflejo de la seguridad de sus socios.

«Nos veremos obligados a retirar nuestros códigos en los vuelos de Aeroméxico», expresó el presidente de Delta, Glen Hauenstein, durante el evento para inversores de Wolfe Research el 25 de mayo.

«No se trata de Aeroméxico», añadió Hauenstein. «Se trata de que AFAC no cuenta con algunos de los protocolos adecuados. No tenemos problemas con la seguridad de Aeroméxico en sí».

Los horarios actuales muestran que Delta Air Lines, con el 11,8%, y Aeroméxico, con el 7,6%, se combinan para ofrecer casi el 20% de los asientos en el mercado Estados Unidos-México, según muestra un análisis publicado basado en datos de OAG. American Airlines tiene la mayor cuota, con un 19,8%, seguida de United Airlines, con un 16,8%. Volaris tiene la mayor cuota entre las compañías mexicanas, con un 14,4%, seguida de Viva Aerobus, con un 8,3%.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, criticó las conclusiones de la FAA, acusando a la agencia estadounidense de favoritismo.

«Consideramos que esta decisión no debe llevarse a cabo, porque estamos al día», dijo Obrador durante una rueda de prensa el 24 de mayo. «Se puede comprobar que no hay asuntos pendientes. Sin embargo, hay intereses. Porque quienes se benefician de una medida como ésta son las aerolíneas de Estados Unidos».

La FAA puso en marcha la IASA en 1992 para evaluar la supervisión de la aviación civil de otro país sobre sus compañías aéreas que operan, o pretenden operar, en Estados Unidos, o comparten código con una compañía aérea estadounidense. Las auditorías de la IASA se centran exclusivamente en los organismos de aviación civil y se basan en las normas de la OACI que los países han acordado seguir. Los países se clasifican en la Categoría 1, que significa que cumplen las normas de la OACI, o en la Categoría 2, que significa que se han encontrado deficiencias.

Las auditorías siguen una lista de comprobación estandarizada que divide los puntos en ocho elementos: legislación de aviación; reglamentos operativos; estructura organizativa y funciones de supervisión de la seguridad; cualificación y formación del personal técnico; orientación técnica; personal y procedimientos de certificación; obligaciones de vigilancia; y resolución de problemas de seguridad. El incumplimiento de cualquiera de los elementos somete al país a una calificación de categoría 2.

La agencia mantiene las calificaciones de las compañías aéreas que sirven a Estados Unidos directamente o a través de un acuerdo de código compartido con una compañía estadounidense. En la actualidad, la FAA ha calificado a 86 países y entidades, de los cuales nueve se encuentran en la categoría 2.