La FAA ordena detener el ramp-up del Boeing 737 MAX

por | 25 enero 2024

Mientras continúan las investigaciones sobre la pérdida de una puerta de salida de un 737-9 de Alaska Airlines el 5 de enero, la FAA ha tomado la extraordinaria medida de denegar a Boeing el permiso para continuar con su plan de aumento de la producción del birreactor.

La medida, que se produce cuando Boeing está aumentando la producción del 737 en su planta de Renton y poniendo en marcha una nueva línea de montaje en Everett, es reacción directa de la FAA al reciente incidente, provocado por un grave fallo en los procesos de control de calidad del fabricante.

En un comunicado del 24 de enero, la FAA afirma que «ha informado a Boeing de que no concederá ninguna ampliación de la producción del MAX, incluido el 737-9 MAX». Esta medida se suma a la investigación de la FAA y a la intensificación de la supervisión de Boeing y sus proveedores. La FAA también ha aprobado hoy un exhaustivo proceso de inspección y mantenimiento “que debe llevarse a cabo en cada uno de los 171 aviones Boeing 737-9 MAX inmovilizados. Una vez completado con éxito, los aviones podrán volver al servicio”.

La medida de la FAA supone un duro golpe para los planes de Boeing de aumentar la producción del 737 MAX por encima de los 38 aviones al mes. En última instancia, el fabricante pretende alcanzar los 50 aviones al mes en 2025/2026. La decisión de la FAA también ensombrece el calendario final de certificación de los dos últimos derivados del MAX: el 737-7 y el 737-10. La aprobación final del -7 parecía inminente a principios de año, mientras que la autorización de inspección de tipo para el -10 se aprobó en noviembre de 2023.

El administrador de la FAA, Mike Whitaker, declaró que aunque confía en que los 737-9 puedan ser inspeccionados antes de volver al servicio, «esto no será volver a la normalidad para Boeing. No accederemos a ninguna petición de Boeing para ampliar la producción ni aprobaremos líneas de producción adicionales para el 737 MAX hasta que estemos satisfechos de que se han resuelto todos los problemas de control de calidad descubiertos durante este proceso.»

El proceso de inspección y mantenimiento aprobado por la FAA requerirá una inspección de pernos específicos, carriles guía y accesorios alrededor de las puertas, así como inspecciones visuales detalladas de las puertas de salida de la cabina central izquierda y derecha y “docenas” de componentes asociados, explicó la agencia. La inspección también incluirá el reapriete de los cierres y la corrección de cualquier daño o condición anormal.

La FAA afirma que las nuevas instrucciones se han elaborado tras revisar los datos de 40 inspecciones de aeronaves en tierra. La FAA también convocó una Junta de Revisión de Acciones Correctivas (CARB). La CARB, formada por expertos en seguridad, examinó y aprobó el proceso de inspección y mantenimiento.

En un comunicado tras la directiva de la FAA, Boeing declaró: «Seguiremos cooperando de forma plena y transparente con la FAA y siguiendo sus indicaciones a medida que tomemos medidas para reforzar la seguridad y la calidad en Boeing. También trabajaremos estrechamente con nuestras aerolíneas clientes mientras completan los procedimientos de inspección requeridos para volver a poner en servicio sus aviones 737-9 de forma segura.»

Paradas de calidad

Boeing, por su parte, anuncia una serie de «paradas de calidad», en las que se interrumpirá el trabajo en las fábricas y centros de fabricación para celebrar sesiones centradas en la calidad y la mejora. La primera sesión tendrá lugar hoy mismo, 25 de enero, con los trabajadores de la fábrica de Boeing en Renton, Washington.

«Los esfuerzos de producción, entrega y apoyo se detendrán durante un día para que los compañeros de equipo puedan participar en sesiones de trabajo centradas en la calidad», explica una comunicación a los empleados de Boeing Commercial Airplanes. «Las sesiones permiten a todos los compañeros de equipo que tocan el avión hacer una pausa, evaluar lo que estamos haciendo, cómo lo estamos haciendo y hacer recomendaciones para mejorar».

Las sesiones de «parada de calidad» tendrán lugar en todas las fábricas de aviones comerciales y centros de fabricación de la empresa. Las sesiones incluirán «aprendizaje práctico, reflexión y colaboración para identificar dónde se puede mejorar la calidad y el cumplimiento y crear planes de acción que se seguirán hasta su cierre».

Las pausas en el trabajo se producen en un momento en el que el fabricante se enfrenta al escrutinio mundial por su segunda inmovilización en tierra de la familia MAX en un periodo de cinco años. Las inspecciones preliminares realizadas por Alaska y United Airlines, las dos aerolíneas estadounidenses que operan la variante, pero también las de los demás operadores del modelo en todo el mundo han confirmado el hallazgo de herrajes sueltos en algunos aviones.

Las sesiones de parada de calidad forman parte de un plan de mejora múltiple que incluye una revisión independiente de su sistema de calidad y la supervisión de sus proveedores dirigida por el almirante retirado de la Marina estadounidense Kirkland (Kirk) Donald.

Avion Revue

Avion Revue

Fundada en 1982 Avion Revue Internacional es líder en la información aeronáutica en español. Desde su creación ha reflejado cada aspecto de la aviación, desde la aviación comercial a la militar, pasando por el sector aeroespacial, la historia, la técnica y la aviación ejecutiva. Mes tras mes, Avion Revue cubre todas las novedades y noticias destacadas del mundo de la aviación tanto nacional como internacional, en España y Latinoamérica.