Aviación Ejecutiva, Latinoamérica

México recibe oferta de US$120 millones por Dreamliner presidencial

La Presidencia de México recibió la oferta en firme de US$120 millones por la compra de su avión Boeing 787-8 Dreamliner.

Por Alberto López

“En cuanto al avión presidencial, recibimos una oferta en abril, que está en curso, por US$120 millones, que es aproximadamente 2.697 millones de pesos”, dijo el titular del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), Jorge Mendoza.

El funcionario explicó que la oferta es en efectivo y que una parte de lo ingresado estaría destinada a la compra de equipo médico para afrontar la crisis del coronavirus, que en el país ha dejado más de 35.000 muertos y casi 300.000 contagios.

“Por confidencialidad en este punto del proceso, no podemos dar mayores detalles”, expresó Mendoza, quien a finales de 2018 recibió el encargo del presidente Andrés Manuel López Obrador de vender las aeronaves del Gobierno dedicadas al traslado de altos funcionarios.

Según las autoridades, están pendientes algunas inspecciones técnicas en el Dreamliner, para su venta y, en caso de que no se cerrara la transacción, hay otras dos ofertas sobre la mesa.

El titular de Banobras explicó que también hay una oferta por la segunda aeronave más lujosa del Gobierno, un Gulfstream G-550, por el cual ya se recibió un depósito de US$2,5 millones, aunque no ofreció más detalles.

Por su parte, el director general de la Lotería Nacional, Ernesto Prieto, informó que ya se retomó la rifa por una parte del valor del avión presidencial, que había sido detenida por la pandemia. Esto para reponer, de alguna forma, el valor total de adquisición de la aeronave que ascendió a más de US$200 millones.

Según detalló Prieto, el sorteo será el próximo 15 de septiembre y ya se ha vendido el 22,58 % de los boletos de la rifa, que repartirá 100 premios con un valor total de 2.000 millones de pesos (unos US$88,9 millones).

“La rifa continúa adelante para obtener fondos que tienen que ver con el avión presidencial y van a ser utilizados para la compra de equipo médico”, agregó el presidente López Obrador.

Debido a las dificultades para encontrar un comprador para el avión presidencial, López Obrador se planteó sortearlo, aunque finalmente el Gobierno optó por hacer una rifa con un premio equivalente al precio de la aeronave.

La idea de deshacerse del avión es una de las principales promesas de López Obrador, quien viaja en vuelos comerciales a sus giras pues asegura que el Boeing 787 representa un lujo excesivo de sus predecesores que va en contra de su política de austeridad.

El Dreamliner presidencial de México fue adquirido en 2012 por el entonces presidente Felipe Calderón (2006-2012), aunque no llegó a territorio mexicano hasta febrero de 2016, bajo la presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018) y entre críticas por su costo de US$218,7 millones.

Ya un estudio de una firma británica planteó que lo más salomónico sería utilizar el avión en México, pues las pérdidas en su reventa podrían ser cuantiosas, ya que, además, se paga desde hace un año, aproximadamente, por un hangar en Estados Unidos, mientras se concreta revenderlo.