F18, BAP
Aviación militar

Indra lidera proyecto I+D CROWN para dotar a cazas europeos de nuevas capacidades

Indra liderará el proyecto europeo de I+D CROWN que dotará a los cazas y aeronaves europeas de capacidades que combinan radar, comunicaciones y defensa electrónica para dominar el espacio radioeléctrico y operar con ventaja frente al enemigo.

La compañía coordinará el trabajo de un consorcio integrado por Thales, Office National D’Etudes et de Recherches Aerospatiales (ONERA), Hensoldt, Fraunhofer-Gesellschaft, SAAB, Totalforsvarets Forskningsinstitut (FOI), Netherlands Organisation for Applied Scientific Research (TNO), Leonardo, Elettronica, Baltijos Pazangiu Technologiju Institutas (BPTI).

El proyecto fue seleccionado para formar parte de la Acción Preparatoria de Investigación en Defensa de la Comisión Europea, que gestiona la Agencia Europea de Defensa.

Este grupo de empresas y centros de investigación de siete países diseñarán el primer elemento capaz de integrar radar, equipos de defensa electrónica y comunicaciones en un único equipo compacto y ligero que podría instalarse en el morro de la aeronave -de forma camuflada en el fuselaje- o en un pod bajo el ala, en distintos tipos de plataformas, UAVs incluidos. Será un sistema basado en antenas radar de barrido electrónico activo (AESA) y sofisticados algoritmos que permitirán el uso multifunción para diferentes capacidades de forma optimizada.

El proyecto CROWN

Se trata de una capacidad con la que ningún país cuenta aún y que aportara una gran ventaja a quien primero se haga con ella. Esta integración permitirá al radar de la aeronave seleccionar de forma inteligente la zona del espectro menos congestionada para operar con eficacia, lo que amplía su alcance incluso en entornos en los que el adversario trata de interferir en su funcionamiento.

La coordinación, a su vez, del radar con los sistemas que monitorizan el espectro radioeléctrico y generan las contramedidas (ES/EA) mejorará sensiblemente el desempeño de estos sistemas y de los sistemas de armas del avión en general. En cuanto a las comunicaciones, ganarán en alcance y ancho de banda para intercambiar más datos de forma más rápida con otras plataformas.

El objetivo final es equipar a las aeronaves del futuro con una solución compacta, de menor tamaño, peso y coste y de mayor potencia, que aporte una ventaja decisiva. De ella dependerá la capacidad para detectar al enemigo, seleccionar y fijar blancos e intercambiar datos con otras plataformas en tierra, mar o aire para imponerse en combate o protegerse de un ataque.

La defensa electrónica se ha situado en los últimos años en el centro de la estrategia militar debido a que, algunos países, recurren al control del espacio radioeléctrico como forma de contrarrestar la superioridad de las aeronaves europeas y aliadas.

El proyecto CROWN podría abordar posteriormente la adaptación de este sistema para su empleo por unidades de tierra y todo tipo de vehículos terrestres y buques.