B-21
Aviación militar, Destacamos

La base Ellsworth operará los primeros B-21 Raider

La Base de la Fuerza Aérea de Ellsworth será el lugar que albergará los primeros B-21 Raider. El Secretario de la Fuerza Aérea estadounidense seleccionó oficialmente la Base de la USAF en EllsworthDakota del Sur, como el lugar que albergará los primeros B-21 Raider operativos de la Fuerza Aérea y la unidad de entrenamiento formal.

El B-21 Raider fue diseñado para reemplazar la envejecida flota de bombarderos de la Fuerza Aérea estadounidense (USAF) como un bombardero de largo alcance y alta supervivencia, capaz de transportar cargas útiles mixtas y nucleares, para atacar cualquier objetivo en todo el mundo.

«Desde sus humildes comienzos como Base Aérea del Ejército de Tierra de Rapid City en 1942, con la misión de entrenar a los B-17 para misiones en el teatro de operaciones europeo, Ellsworth ha evolucionado continuamente hasta su papel actual de proporcionar poder aéreo de combate, en cualquier momento y en cualquier lugar del mundo», expresó el Mayor General Mark Weatherington, comandante de la 8ª Fuerza Aérea y del Centro de Operaciones de Ataque Global Conjunto. «Ahora es el hogar de tres de los cuatro escuadrones originales que participaron en la histórica incursión de Doolittle, la rica herencia continúa hoy con la selección de Ellsworth como la primera base de operaciones principal para el bombardero B-21 ‘Raider’.

«La incursión de Doolittle demostró que no había ningún objetivo fuera del alcance de los Estados Unidos, y el B-21 Raider continuará ese legado como el avión de largo alcance más avanzado de la nación, capaz de penetrar en cualquier espacio aéreo enemigo con un conjunto diverso de armas», añadió Weatherington.

Ellsworth fue seleccionada como la primera base de B-21 en base a criterios relacionados con la minimización del impacto de la misión, la maximización de la reutilización de las instalaciones, la minimización de los costes y la reducción de los gastos generales. La selección se realizó tras un exhaustivo análisis del impacto medioambiental, de acuerdo con la Ley estadounidense de Política Medioambiental.

Hasta que los B-21 alcancen su plena capacidad operativa, los B-1 Lancers continuarán simultáneamente su misión en Ellsworth.

La misión del B-21 acabará absorbiendo la mano de obra que ya requieren los B-1 y supondrá un aumento de unos 1.600 aviadores.

El B-21 proporcionará una capacidad de disuasión nuclear visible y flexible que asegurará a los aliados y socios de Estados Unidos.

La Base de la USAF en Whiteman en Missouri, y la de Dyess, en Texas, también recibirán B-21.

Los B-21 comenzarán a llegar a Ellsworth a mediados de la década de 2020. Mientras tanto, sus B-1 seguirán proporcionando apoyo a los bombarderos de largo alcance.

USAF
USAF