pc-21, Pilatus,entrenador
Aviación militar, Destacamos

Nuevo retraso del PC-21 para el Ejército del Aire

En un nuevo contratiempo del programa del entrenador avanzado para el Ejército del Aire, se ha sabido de otro retraso en la llegada a nuestro país de los primeros aviones del excelente avión suizo PC-21 destinado a la Academia General del Aire (AGA). Aunque inicialmente estaba previsto que los primeros aviones llegasen a la AGA a finales del año 2019, fecha posteriormente retrasada al primer trimestre de 2020 por la tardanza del Ministerio en formalizar el contrato, la pandemia mundial por el COVID19 ha provocado un nuevo e importante retraso hasta el próximo 2021 por el cierre de la fábrica de Stans.

Así, en una reciente visita de una delegación de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa y personal del Ejército del Aire a la factoría de Pilatus en Stans, Suiza, se pudo saber que el primer PC-21 para el Ejército del Aire está previsto que realice su vuelo inaugural antes de fin del presente 2020, aunque los primeros aviones fabricados permanecerán en Suiza unos meses para llevar a cabo las pruebas pertinentes de vuelo para la certificación de la versión española del modelo, así como el adiestramiento del primer grupo de instructores, antes de su traslado a España a lo largo del 2021.

No podrán comenzar en el curso 2021/2022

Aunque el próximo año está previsto que lleguen ya a San Javier varios PC-21, lo harán en número insuficiente y sin tiempo para adiestrar a pilotos y mecánicos a tiempo de que pueda iniciarse el curso 2021/2022 con este moderno sistema de adiestramiento, según confirmaba el propio Jefe del Estado Mayor del Aire en una amplia entrevista concedida a la Revista Española de Defensa, órgano de comunicación oficial del Ministerio de Defensa. Este nuevo contratiempo supone lo que parece uno más de los incumplimientos del pliego de condiciones que llevó a Pilatus a hacerse con este importante contrato con el Ministerio de Defensa, en contra de su principal competidor, Textron, con su T-6C Texan II, que por el contrario sí ha mantenido sus fechas de entrega a pesar de la pandemia.