El pasado 9 de junio, se reactivó el 65º Escuadrón Agressor de la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF) con una misión dirigida a conocer, enseñar y replicar a los adversarios aéreos de quinta generación en la Base Aérea de Nellis.

El comandante del Mando de Combate Aéreo, el Gral. Mark Kelly, voló con su F-15E Strike Eagle contra el primer F-35 asignado a la unidad y el nuevo comandante, el Tcol. Brandon Nauta, inmediatamente antes de la ceremonia..

En 2019, el entonces comandante del Mando de Combate Aéreo y el Secretario de la Fuerza Aérea aprobaron la activación para mejorar el entrenamiento para el desarrollo de tácticas de cazas de quinta generación, el entrenamiento avanzado de grandes fuerzas y el apoyo a las pruebas operativas. La decisión se sometió al cumplimiento de la Ley estadounidense de Política y Medio Ambiente y a otros procesos normativos y de planificación.

El 65º AGRS estuvo anteriormente activo en Nellis de 2005 a 2014. Durante ese tiempo, la unidad reprodujo tácticas y técnicas de potenciales adversarios con una flota de F-15 Eagles. Cuando se desactivaron, la 64ª AGRS continuó la misión de agresión con F-16 Fighting Falcons.

El programa de » aviones agresores» se inició en la década de 1970 para ofrecer a los pilotos la oportunidad de entrenarse contra una fuerza agresora estadounidense que reprodujera las tácticas avanzadas y creíbles del adversario. Desde entonces, las capacidades del adversario han mejorado significativamente y también la necesidad de replicar estas amenazas.

«El uso del F-35 como agresor permite a los pilotos entrenar contra amenazas poco observables similares a las que están desarrollando los adversarios», apuntó el Cnel. Scott Mills, comandante del 57º Grupo de Operaciones.

Por primera vez durante Red Flag-Nellis 21-3, el 57º Grupo de Operaciones introdujo agresores dedicados al F-35 para ampliar los agresores F-16 Fighting Falcon asignados al 64º AGRS.

Los F-35 se emplearán en grandes ejercicios de las Fuerzas Aéreas de Combate, en misiones de la Escuela de Armamento de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos, en ejercicios conjuntos y en eventos de prueba y evaluación operativa que sólo se realizan en la Base Aérea de Nellis y en el Campo de Pruebas y Entrenamiento de Nevada.

«Nuestro mensaje a nuestras fuerzas conjuntas, aliadas y de coalición es sencillo: vengan a Nellis a luchar. Los agresores están preparados, y nuestra misión es asegurarnos de que ustedes también lo estén», añadió Mills.