Aviación militar, Destacamos, Helicópteros, Industria

TEDAE recibe con satisfacción el plan de modernización de las Fuerzas Armadas

TEDAE recibe con satisfacción el plan de modernización de material de defensa estratégico aprobado hoy por el Consejo de Ministros, puesto que significa un impulso muy positivo para las empresas y para la tecnología española. Se trata de un compromiso de inversión considerado muy necesario tanto para la capacidad defensiva de España como para la seguridad y operatividad de nuestras Fuerzas Armadas. Y también, evidentemente, para el futuro desarrollo de nuestra industria, para la creación de empleo de calidad y para el mantenimiento de un liderazgo tecnológico adquirido por España al que no podemos permitirnos renunciar. Una posición de liderazgo muy vulnerable a la falta de impulso y crecimiento por el alto componente tecnológico de los sistemas de defensa.

La aprobación de la adquisición de nuevas fragatas y vehículos blindados, así como la de la modernización del avión de combate Eurofighter, se suma a otros acuerdos de inversión adoptados con anterioridad impulsados por el Ministerio de Defensa de Margarita Robles para la compra de helicópteros NH 90, la elevación del techo de gasto para el programa del submarino S 80, la modernización de los helicópteros Chinook y la renovación de los satélites de comunicaciones militares.

Las empresas españolas de defensa de TEDAE, que emplean a casi 23.000 personas y representan el 2,8% del PIB industrial de nuestro país, se muestran optimistas por el impacto positivo que tendrá en sus fábricas y centros de trabajo -muy repartidos geográficamente- , y también en la capacidad tecnológica de España.

El Gobierno completa hoy un programa de inversiones a más de 10 años vista, con el que da respuesta a la ya prioritaria necesidad de modernizar el equipamiento militar. Un programa que confirma igualmente que la Defensa sigue formando parte de las decisiones políticas de Estado.

Se inicia, pues, una nueva etapa para la Defensa en España, que nos alinea además coherentemente con los firmes avances que se están produciendo en Europa hacia una Política Común de Defensa, convirtiendo la seguridad de los ciudadanos europeos en un nuevo eje vertebrador de la UE, y que nos acerca a poder cumplir los compromisos adquiridos con nuestros aliados de la OTAN.