Destacamos

Thrush Aircraft quiebra y se acoge al chapter 11

El fabricante de aviones agrícolas y apagafuegos Thrush Aircraft Inc. presentó quiebra el pasado 4 de septiembre y se ha acogido al chapter 11. De acuerdo a la información presentada por la compañía, su deuda es de 50 millones de dólares. Thrush recibió ayudas del condado de Dougherty (Albany, Georgia) por 200.000 dólares en 2014 para crear 100 empleos, objetivo que cumplió pues ahora se han despedido los 113 empleados de la compañía.

Thrush ya anunció el pasado agosto que estaba en el proceso de sustituir a su CEO, Payne Hughes y de efectuar una reducción de plantilla. Ahora, al acogerse al chapter 11, un procedimiento similar a la suspensión de pagos en España, indica que además de la sustitución de sus directivos está preparando un plan de reajuste de sus finanzas, del que no han transcendido detalles hasta el momento. En ese plan de ajuste se incluiría la entrada de un nuevo inversor, que debe ser aprobado por el juez encargado del procedimiento.

La historia de Thrush comenzó a medidados de los años 60 del siglo pasado en Texas como North American Rockwell planes. En 1970 Rockwell se trasladó a Albany y fue vendida a Ayres, quien a su vez quebró en 2001. En 2003 la compañía volvió a operar de nuevo, bajo el nombre de Thrush.

Plysa (Planificación y Soluciones Aéreas SA) es el único y muy reciente operador de aviones Thrush en España. Plysa, una de las empresas de ILAI, cuenta con siete unidades del modelo 710P, de los que dos, basados en el aeródromo de Rozas, operan como apagafuegos para la Xunta de Galicia desde hace unos meses. Plysa acaba de recibir dos unidades este mismo año, de un total de las 50 unidades previstas hasta 2021 en el plan de negocio de la compañía “aunque esos planes dependerán de los contratos que consigamos” declaró en su momento Carlos Bertomeu.