Reaper
Drones

El Reaper se prepara para conflictos de alta intensidad

El Reaper se prepara para conflictos de alta intensidad. La USAF anuncia que se están procediendo a modificaciones del Reaper dirigidas a proporcionar capacidad ante nuevas amenazas.

La Oficina del Programa MQ-9 del Centro de Administración del Ciclo de Vida de la Fuerza Aérea norteamericana (USAF) está avanzando con varias capacidades de mejora de la flota, orientada a aumentar la efectividad de los MQ-9 contra amenazas, por ejemplo provenientes de otros sistemas similares.

El MQ-9 es un avión no tripulado con capacidad de inteligencia, vigilancia, reconocimiento y de ataque, tradicionalmente utilizado para operaciones de combate de la Organización Contra-Violenta Extremista (C-VEO). Esa misión actualmente está cambiando.

El MQ-9 está demostrando que sigue siendo una plataforma relevante, ya que admite nuevas misiones en el Comando Europeo de los Estados Unidos (EUCOM), y ahora está configurado para recibir un conjunto de actualizaciones para permitir que la plataforma ofrezca una serie de nuevas capacidades para el combate en todo el mundo.

La USAF adjudicó el primer pedido del avión MQ-9 Multi-Domain Operation (M2DO) planeado, que incluirá varias actualizaciones, a General Atomics Aeronautical Systems (GA-ASI) en abril de 2021. También se está adaptando una parte de la flota MQ-9 ya desplegada a la misma configuración M2DO, lo que permite a la USAF aprovechar los números de la flota actual para cumplir con los requisitos futuros de combate a lo largo de la vida útil de la aeronave.

La Oficina del Programa MQ-9 ya está completando las modernizaciones iniciales de la flota. Esta es la primera modificación de muchas, ya que las aeronaves configuradas MQ-9 M2DO recibirán capacidades adicionales que permitirán la garantía y resistencia de la misión de Mando y Control mientras la aeronave volando.

Además, el equipo MQ-9 aumentará la potencia electrónica de la plataforma. Este aumento, junto con los esfuerzos de desarrollo simultáneos para crear un diseño de arquitectura abierta para la plataforma, permitirá a la USAF integrar rápidamente nuevas capacidades en respuesta a las amenazas emergentes ya identificadas.

Las mejoras adicionales de M2DO también incluyen actualizaciones al sensor electroóptico / infrarrojo y ampliarán los tipos de armas que la plataforma podrá transportar.

La USAF proyecta que, con estas inversiones inteligentes, el MQ-9 seguirá siendo operativamente viable para operaciones en todo el mundo hasta el final de la vida útil proyectada para 2035.