HMS Queen Elizabeth
Destacamos, Espacio

Airbus prestará servicios de vigilancia marítima por satélite a la Royal Navy

La Royal Navy ha concedido una prórroga de 12 meses a Airbus para la prestación continuada de servicios de vigilancia marítima por satélite para el Centro Conjunto de Seguridad Marítima (JMSC).

El contrato es consecuencia de la finalización con éxito de una fase de prueba de concepto, y garantizará la vigilancia continua de las zonas de interés en aguas del Reino Unido y, en última instancia, protegerá las fronteras soberanas del Reino Unido de la actividad de buques sospechosos. Utilizando imágenes ópticas y de radar, así como datos del Sistema de Identificación Automática (AIS), Airbus proporcionará informes sobre los buques que se encuentren en la Zona Económica Exclusiva del Reino Unido, así como información que ayudará a prevenir posibles actividades ilegales.

El JMSC, que es el centro de excelencia del gobierno del Reino Unido para la seguridad marítima, necesitaba una serie de servicios que proporcionaran información para aumentar sus propias actividades de vigilancia. En virtud del acuerdo, JMSC se beneficiará de una amplia gama de capacidades de vigilancia y análisis de Airbus.

El contrato incluye informes de detección de buques mediante el análisis de datos SAR, ya sea en modo de emergencia para tareas satelitales urgentes de vigilancia de buques sospechosos de interés en todo el mundo, o bien dos veces al día para la identificación general de buques, así como la clasificación de buques «oscuros» en zonas clave de interés. Además, el servicio de vigilancia de defensa, que utiliza algoritmos automatizados aplicados a las imágenes ópticas, para la detección, el reconocimiento y la identificación de buques, detallará la evolución de la actividad portuaria y emitirá alertas cuando se produzca una actividad anormal.

Los servicios de vigilancia de Airbus proporcionarán al JMSC un mayor conocimiento de las diversas actividades que se desarrollan en las aguas del Reino Unido, especialmente en lo que se refiere a los buques potencialmente no cooperativos, lo que ayudará a afrontar mejor los problemas de seguridad y permitirá desplegar rápidamente los recursos necesarios para su interceptación.