Sputnik 1
Espacio

El primer proyecto de satélite cumple 65 años

Hace 65 años, el 25 de septiembre de 1956, Sergei Pavlovich Korolev, científico soviético y diseñador de sistemas de cohetes espaciales, hizo un informe sobre el desarrollo de un diseño conceptual del primer satélite artificial del mundo en una reunión del OKB-1 (ahora llamado RSC Energia, parte de la Corporación Estatal Roskosmos). En menos de un año, el 4 de octubre de 1957, se lanzó un satélite a la órbita terrestre, inaugurando la era espacial.

El satélite, que fue el primer cuerpo celeste fabricado por el hombre, fue lanzado por un cohete portador R-7 desde el 5º Sitio de Pruebas de Investigación del Ministerio de Defensa de la URSS, más tarde conocido como el Cosmódromo de Baikonur.

El Sputnik 1  era una bola de 58 centímetros de diámetro, que pesaba 83,6 kilogramos y estaba equipado con cuatro antenas de poste de 2,4 metros y 2,9 metros de largo para transmisiones alimentadas por baterías. 295 segundos después del despegue, el PS-1 y la unidad central del cohete de 7,5 toneladas fueron lanzados a una órbita elíptica con un apogeo de 947 km y un perigeo de 288 km. A los 315 segundos del despegue, se separó de la segunda etapa del vehículo de lanzamiento, e inmediatamente su indicativo fue escuchado por todo el mundo.

Los científicos M.V. Keldysh, M.K. Tikhonravov, N.S. Lidorenko, V.I. Lapko, B.S. Chekunov y muchos otros trabajaron en la creación de un satélite terrestre artificial dirigido por el fundador de la cosmonáutica práctica S.P. Korolev.

El satélite voló durante 92 días, hasta el 4 de enero de 1958, dando 1440 vueltas alrededor de la Tierra (unos 60 millones de kilómetros) y sus transmisores de radio estuvieron operativos durante quince días después del lanzamiento.

El lanzamiento del satélite fue de gran importancia para el estudio del espacio cósmico y de la Tierra como planeta del Sistema Solar. El análisis de las señales recibidas del satélite permitió a los científicos estudiar las capas superiores de la ionosfera, lo que no había sido posible anteriormente. Además, los datos fueron muy útiles para futuros lanzamientos, se verificaron todos los cálculos y se determinó la densidad de la atmósfera superior mediante el frenado del satélite.

A raíz de este evento, en septiembre de 1967, la Federación Internacional de Astronáutica declaró el 4 de octubre como el día del inicio de la era espacial de la humanidad.