El satélite climático Copernicus Sentinel-2C se dirige al lugar de lanzamiento

por | 5 julio 2024

Tras su transporte por carretera desde Airbus en Friedrichshafen hasta Bremen el 2 de julio, el satélite Sentinel-2C, construido por Airbus, el tercer satélite Sentinel-2 de Copernicus, está a punto de ser enviado al puerto espacial europeo de la Guayana Francesa. El contenedor ha sido cargado hoy en el emblemático Canopée, el primer carguero asistido por velas diseñado específicamente para transportar componentes del cohete Ariane 6 desde puertos europeos hasta el Centro Espacial de la Guayana en Kourou, donde llegará en aproximadamente dos semanas.

«Casi la mitad de los datos utilizados para evaluar y vigilar el impacto del cambio climático en la Tierra son suministrados por satélites», dijo Marc Steckling, Responsable de Observación de la Tierra, Ciencia y Exploración de Airbus. «Los satélites Sentinel-2 de Copernicus han proporcionado valiosa información climática a los científicos desde 2015 y Sentinel-2C asegurará su continuidad. Además, también han hecho realidad la monitorización de la basura marina desde el espacio, un logro significativo teniendo en cuenta lo crítico que se ha vuelto este tema.»

Los datos recogidos por los satélites Sentinel-2 de Copernicus se utilizan para vigilar el uso y el cambio del suelo, su sellado, la gestión del territorio, la agricultura, la silvicultura, las catástrofes naturales (inundaciones, incendios forestales, corrimientos de tierras, erupciones volcánicas y erosión) y para apoyar las misiones de ayuda humanitaria. La vigilancia del medio ambiente, que proporciona información sobre la contaminación de los lagos y las aguas costeras, también forma parte de estas actividades, al igual que la vigilancia de los glaciares, el hielo y la nieve.

La misión Sentinel-2 contribuye a la gestión de la seguridad alimentaria proporcionando información para el sector agrícola. Copernicus Sentinel-2, con su instrumento multiespectral, es la primera misión óptica de observación de la Tierra de este tipo que incluye tres bandas en el «borde rojo», que proporcionan información clave sobre las condiciones de la vegetación. El satélite está diseñado para proporcionar imágenes que permitan distinguir entre distintos tipos de cultivos, así como datos sobre numerosos índices de vegetación, como el índice de área foliar, el contenido de clorofila y el contenido de agua de las hojas, todos ellos esenciales para controlar con precisión el crecimiento de las plantas.

Sentinel-2C, al igual que sus predecesores Sentinel-2A y -2B, proporcionará «visión en color» a Copernicus, el componente de Observación de la Tierra del Programa Espacial de la UE, generando imágenes ópticas desde la región visible hasta la infrarroja de onda corta del espectro electromagnético. Desde una altitud de 786 kilómetros, el satélite «C», de 1,1 toneladas, proporcionará imágenes continuas en 13 bandas espectrales con resoluciones de 10, 20 ó 60 metros y una anchura de barrido única de 290 kilómetros. El diseño óptico del Instrumento Multiespectral (MSI) se ha optimizado para proporcionar una calidad de imagen de vanguardia en su amplísimo campo de visión, que se transmitirá a través de la autopista SpaceDataHighway (EDRS) de Airbus, basada en láser.

La estructura del telescopio y los espejos están fabricados con carburo de silicio, un material del que Airbus es pionero y que proporciona una estabilidad óptica muy elevada y minimiza la deformación termoelástica, lo que se traduce en una excelente calidad geométrica de la imagen. Esto no tiene precedentes en esta categoría de captadores ópticos de imágenes. Cada satélite Sentinel-2 recoge 1,5 terabytes al día tras la compresión a bordo.

La misión Sentinel-2 se basa en una constelación de dos satélites idénticos, Sentinel-2A (lanzado en 2015) y Sentinel-2B (lanzado en 2017), que vuelan en la misma órbita pero separados 180° para optimizar la cobertura y el tiempo de revisita. Los satélites orbitan la Tierra cada 100 minutos, cubriendo todas las superficies terrestres, grandes islas, aguas interiores y costeras cada cinco días. Una vez en órbita, Sentinel-2C sustituirá a su predecesor, Sentinel-2A, mientras que Sentinel-2D reemplazará posteriormente a Sentinel-2B para garantizar la continuidad de los datos más allá de 2035.

La misión Sentinel-2 ha sido posible gracias a la estrecha cooperación entre la Comisión Europea, ESA, la industria, los proveedores de servicios y los usuarios de datos. En su desarrollo han participado unas 60 empresas, encabezadas por Airbus Defence and Space en Alemania.

Airbus ha desempeñado un papel clave en la construcción de los satélites e instrumentos de Copernicus desde el inicio del programa en 1998, aportando su experiencia medioambiental a las seis misiones Sentinel y a la nueva generación de satélites Copernicus: CRISTAL, LSTM y ROSE-L.

Los satélites Sentinel forman parte de Copernicus, el componente de observación de la Tierra del Programa Espacial de la UE, gestionado por la Comisión Europea (CE) en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA). Los Copernicus Sentinels proporcionan datos de teledetección de la Tierra y prestan servicios operativos clave relacionados con el medio ambiente y la seguridad.

Las actividades previas al lanzamiento se llevarán a cabo en Kourou para preparar a Copernicus Sentinel-2C para su lanzamiento en el último cohete Vega operado por Arianespace en septiembre.

Avion Revue

Avion Revue

Fundada en 1982 Avion Revue Internacional es líder en la información aeronáutica en español. Desde su creación ha reflejado cada aspecto de la aviación, desde la aviación comercial a la militar, pasando por el sector aeroespacial, la historia, la técnica y la aviación ejecutiva. Mes tras mes, Avion Revue cubre todas las novedades y noticias destacadas del mundo de la aviación tanto nacional como internacional, en España y Latinoamérica.