Sentinel 1A
Espacio

El satélite Sentinel-1A supera su vida útil prevista

A comienzos de octubre del 2021, se cumplieron siete años desde que el primer satélite que la ESA construyó para el programa Copérnico de la Unión Europea empezó a suministrar datos para vigilar el medio ambiente.

El satélite Sentinel-1A ha arrojado nueva luz sobre nuestro mundo cambiante y ha sido clave para suministrar una gran cantidad de imágenes de radar para ayudar a la respuesta a los desastres.

Aunque este extraordinario satélite se diseñó para una vida operativa de siete años, sigue funcionando a pleno rendimiento y se espera que siga en servicio durante varios años más.

Lanzado el 3 de abril de 2014 y entregando un flujo de datos operativos a principios de octubre de 2014, Copernicus Sentinel-1A marcó una nueva era en la vigilancia del medio ambiente mundial. Al llevar la última tecnología de radar para proporcionar un suministro de imágenes de la superficie de la Tierra en todo tipo de condiciones meteorológicas, día y noche, esta nueva misión no solo elevó el nivel de los radares espaciales, sino que también sentó las bases del programa Copernicus de Europa.

Copernicus es desde hace algunos años el mayor proveedor de datos de observación de la Tierra en el mundo. El conjunto de misiones Sentinel en órbita que aportan datos complementarios y la gama de servicios ofrecidos a través de Copernicus ayudan a abordar algunos de los retos medioambientales más difíciles de la actualidad, como la seguridad alimentaria, la subida del nivel del mar, la disminución del hielo, las catástrofes naturales y el problema general de la crisis climática.

«Es un gran orgullo ver cómo el primer satélite que la ESA construyó para Copernicus supera su importantísima esperanza de vida operativa de siete años», dijo el Director General de la ESA, Josef Aschbacher. Y añadió «Tenemos otros siete satélites Copernicus Sentinel actualmente en funcionamiento, todos los cuales están superando las expectativas. Con más misiones en preparación y una comunidad cada vez mayor que utiliza los datos gratuitos y abiertos de las misiones Sentinel, el enfoque de construir un sistema de observación fiable a largo plazo está dando claramente sus frutos.»

Sentinel-1 y el Programa Copernicus

La misión Sentinel-1 de Copernicus está compuesta por dos satélites idénticos que orbitan a 180° para obtener imágenes del planeta con una frecuencia de repetición de seis días, hasta una cobertura diaria en latitudes altas para apoyar la vigilancia operativa del hielo marino. Sentinel-1B fue lanzado en abril de 2016.

La misión beneficia a numerosos servicios y aplicaciones, como los relacionados con la vigilancia del hielo marino del Ártico, el seguimiento de icebergs, la cartografía rutinaria del hielo marino, la vigilancia de la velocidad de los glaciares, la vigilancia del entorno marino, incluida la vigilancia de vertidos de petróleo y la detección de buques para la seguridad marítima, así como la vigilancia de la pesca ilegal. También se utiliza para vigilar la deformación del suelo resultante de hundimientos, terremotos y volcanes, la cartografía para la gestión de los bosques, el agua y el suelo, y la cartografía para apoyar la ayuda humanitaria y las situaciones de crisis.

En los últimos siete años, la misión ha seguido, por ejemplo, el enorme iceberg A-68 que se desprendió de la Antártida y estuvo a punto de colisionar con Georgia del Sur, se ha utilizado en sinergia con la misión óptica Sentinel-2 de Copernicus para cartografiar los tipos de cultivos y con el CryoSat de la ESA para cartografiar la pérdida de hielo de las capas de hielo y la disminución del hielo marino, así como la pérdida de hielo de los glaciares del mundo.

La misión también se ha utilizado para cartografiar el hundimiento y los desplazamientos del suelo tras los terremotos, rastrear las velocidades del viento en la superficie por debajo de las tormentas tropicales y los huracanes y se ha recurrido a ella a través de los Servicios de Cartografía de Emergencia de Copernicus y la Carta de Desastres para cartografiar las inundaciones en momentos de catástrofe.

Los datos de Sentinel-1 también han servido de base para innumerables artículos científicos que arrojan nueva luz sobre el funcionamiento de nuestro planeta.

Como la misión está diseñada para funcionar como un par de satélites, cuando llegue el momento en que Sentinel-1A se retire, Sentinel-1C ocupará su lugar en órbita.

Lo mismo ocurre con Sentinel-1B, que finalmente será sustituido por Sentinel-1D. Los dos últimos satélites Sentinel-1 mejorarán aún más sus prestaciones y servicios con nuevos instrumentos dedicados a las aplicaciones marinas.

Para garantizar el suministro de datos durante las próximas décadas, se ha adoptado el mismo enfoque para las demás misiones Sentinel.

En el futuro, todos los sistemas están en marcha, ya que la ESA y la Comisión Europea están desarrollando la próxima generación de misiones Sentinel a partir de los últimos avances tecnológicos. Esto no sólo garantizará la continuidad de los datos en los que muchos usuarios confían, sino que también dará lugar a nuevos usuarios y aplicaciones.