Firma contrato LSTM
Destacamos, Espacio

La ESA firma contratos de tres misiones medioambientales prioritarias

La ESA firmó con Thales Alenia Space Francia e Italia, así como con Airbus España, los contratos para construir tres de las nuevas misiones Copernicus de alta prioridad: CHIME, CIMR y LSTM.

Cada una de ellas afrontará un grave problema medioambiental, como son la gestión sostenible de la agricultura, la seguridad alimentaria y la vigilancia del hielo polar en apoyo a la Política Integrada de la Unión Europea para el Ártico. Todas ellas, además, se usarán para entender mejor el cambio climático.

Hay previstas seis misiones de alta prioridad para la ampliación de Sentinel de Copernicus, que extenderán las actuales capacidades de estos satélites y abordarán tanto políticas prioritarias de la UE como necesidades aún no cubiertas de los usuarios de Copernicus.

El desarrollo y las operaciones de estas misiones de ampliación estarán cofinanciadas por la Comisión Europea y la ESA, según disponibilidad presupuestaria. Estos nuevos contratos industriales han dado el pistoletazo de salida a las fases de diseño de las misiones, cuya continuación deberá confirmarse en 2021.

La ESA firmó recientemente los contratos para desarrollar otras dos de las seis misiones: Vigilancia del Dióxido de Carbono (CO2M) y Altímetro Topográfico de Hielo y Nieve Polares de Copernicus (CRISTAL).

Estos nuevos tres contratos llegan en un momento en que la industria y las empresas están sufriendo los efectos de la pandemia por COVID-19.

LSTM

El contrato por 380 millones de euros para la misión Seguimiento de la Temperatura de la Superficie Terrestre, o LSTM (Land Surface Temperature Monitoring), ha sido firmado con Airbus España en presencia de Pedro Duque, ministro de Ciencia e Innovación. Esta es la primera vez que España liderará el desarrollo de una misión Sentinel de Copernicus. LSTM llevará un sensor infrarrojo térmico de alta resolución espacio-temporal que ofrecerá observaciones de la temperatura superficial terrestre. El análisis de los datos satelitales permite cartografiar, monitorizar y hacer pronósticos sobre los recursos naturales terrestres, lo que a su vez ayuda a comprender qué cambios se están produciendo, dónde y cuándo. En particular, esta misión responderá a la necesidad de los agricultores europeos de aumentar la sostenibilidad de su producción a medida que el agua escasea cada vez más y el medioambiente se va alterando.

CHIME

Con un contrato de 455 millones de euros, Thales Alenia Space Francia liderará el desarrollo de la Misión de Imágenes Hiperespectrales de Copernicus CHIME (Copernicus Hyperspectral Imaging Mission). El contrato fue firmado en presencia de Bruno Le Maire, ministro de Economía y Finanzas del país galo. La misión transportará un exclusivo espectrómetro que operará del visible al infrarrojo de onda corta y proporcionará observaciones hiperespectrales rutinarias para dar apoyo a servicios nuevos y mejorados para la gestión sostenible de la agricultura y la biodiversidad, así como para caracterizar las propiedades del suelo, algo fundamental para el buen estado de la vegetación. La misión complementará a Sentinel-2 de Copernicus en aplicaciones como el cartografiado de la cobertura del suelo.

CIMR

La ESA también ha firmado con Thales Alenia Space Italia un contrato por 495 millones de euros para desarrollar la misión Radiómetro de Microondas para Imágenes de Copernicus, o CIMR (Copernicus Imaging Microwave Radiometer), en presencia del subsecretario del Consejo de Ministros de Italia, Riccardo Fraccaro. La misión, que embarca un novedoso radiómetro de microondas de frecuencia múltiple de barrido cónico, medirá la temperatura superficial, la concentración de hielo y la salinidad superficial de los mares. También observará un amplio abanico de parámetros relacionados con el hielo marino, como su grosor y su deriva. CIMR se va a desarrollar en respuesta a los requisitos prioritarios de las comunidades clave de usuarios del Ártico y dará apoyo a la Política Integrada de la UE para el Ártico.

Aunque los contratos firmados aseguran el desarrollo de estas tres nuevas misiones, su plena ejecución depende de nuevos acuerdos, incluido un acuerdo entre la ESA y la Comisión Europea y la decisión conjunta de la comisión, la ESA y los Estados miembros de pasar de la fase B2 a la fase C/D para los prototipos de las misiones y el aprovisionamiento de las unidades satelitales recurrentes. La toma de esta decisión está prevista para la segunda mitad de 2021.

Copernicus

El programa insignia europeo Copernicus suministra datos satelitales e in situ, así como un amplio abanico de servicios de vigilancia y protección del medioambiente, vigilancia del clima y evaluación de desastres naturales para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos europeos.

Copernicus es el mayor proveedor de datos de observación de la Tierra en el mundo y, mientras la UE dirige este programa de vigilancia medioambiental, la ESA desarrolla, construye y lanza los satélites. También opera algunas de las misiones y garantiza la disponibilidad de los datos de misiones de terceros.