Aviación Comercial, Destacamos, Industria

Boeing registra pérdidas por primera vez en una generación

2019 fue el peor año para Boeing desde 1997.

Las pérdidas contables del fabricante estadounidense ascendieron a 636 millones de dólares. Comparando los 10.460 millones de beneficios de 2018, que fue el mejor año en los 103 años de historia de la compañía, con las pérdidas de 2019, podemos hacernos una idea de la dimensión que ha tomado la crisis del MAX. Respecto de los accionistas, verán una pérdida de 1,12$ por acción, mientras que en 2018 ganaron 17,85$ por acción.

“Tenemos mucho trabajo por delante” reconoció David Calhoun, Presidente y CEO de Boeing. “Estamos centrados en devolver el 737 MAX al servicio con seguridad y en restaurar la confianza del sector y los pasajeros en lo que representa la marca Boeing. Estamos comprometidos con la transparencia y la excelencia en todo lo que hacemos. La seguridad será la línea roja en cualquier acción, en cada decisión y en cada paso que demos. Afortunadamente la robustez de nuestro portafolio y nuestras divisiones nos proporciona la suficiente liquidez para seguir adelante en un proceso meditado y disciplinado”.

Las pérdidas son muchas, pero lo más destacable es que Boeing ha provisionado 9.200 millones de dólares más para gastos pendientes referidos a los MAX, lo que eleva la factura (hasta ahora) a 18.000 millones de dólares. Boeing ha añadido 2.600 millones al monto total para la compensación a cliente, llevándolo a 8.200 millones. Otros 2.600 millones para el programa multi-ejercicio del programa 737, de modo que el costo de desarrollo de este programa se eleva hasta los 5.200 millones de dólares. Curiosamente la contabilidad añade otros 4.000 millones provisionados para “costes de producción anormales” que se imputarán en el momento en que ocurran, esto es, en 2020. Mucho de esta provisión irá destinada a ayudar a los proveedores “estamos comprometidos con más de 600 proveedores de nuestros programas desde hace mucho tiempo y es nuestro interés propio no sólo que soporten esta situación sino que salgan de ella más sólidos de lo que entraron” declaró su director financiero, Greg Smith.

Respecto de las otras divisiones, Boeing Defense and Security reportó una caída de ingresos del 13% respecto del año pasado.

Finalmente, Smith confirmó que Boeing está finalizando los trámites para conseguir un nuevo préstamo de al menos 12.000 millones de dólares. La compañía acabó 2019 con una deuda total de 27.000 millones de deuda y 10.000 millones en caja.