Además de Airbus, Aernova, Aciturri e ITP Aero son algunas de las 27 empresas europeas reconocidas como miembros fundadores del programa Clean Aviation de la Unión Europea. El programa se basa en una alianza público-privada y cuenta con una inversión total de 4.100 millones de euros. El objetivo final es conseguir que la aviación europea produzca cero emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050.

Las compañías españolas se incorporaron a las organizaciones fundadoras de Clean Aviation, iniciativa público-privada de referencia en el ámbito de la Unión Europea para el desarrollo de nuevas tecnologías aeronáuticas disruptivas que den soporte al Pacto Verde Europeo y al objetivo de alcanzar la neutralidad climática en 2050. Estas tecnologías permitirán una reducción neta de los gases de efecto invernadero (GEI) no inferior al 30%, en comparación con la tecnología empleada en la actualidad.

Los miembros fundadores participarán, junto a empresas del sector, universidades y centros de investigación, tanto en los órganos de decisión de Clean Aviation como en la ejecución de las acciones necesarias para el desarrollo de soluciones tecnológicas focalizadas en el impulso de la eficiencia energética y la reducción de emisiones de las futuras aeronaves en tres ejes:

• Aviones regionales eléctricos híbridos, promoviendo la investigación y la innovación en arquitecturas eléctricas (híbridas) novedosas y su integración, y la maduración de tecnologías para la demostración de configuraciones novedosas, conceptos de energía a bordo y control de vuelo.

• Aviones ultraeficientes, abordando las necesidades de corto y medio alcance con arquitecturas innovadoras de aeronaves, haciendo uso de sistemas de propulsión térmica altamente integrados y ultraeficientes y proporcionando mejoras disruptivas en la eficiencia del combustible.

• Propulsión por hidrógeno, que permitirá que aviones y motores aprovechen el potencial del hidrógeno como combustible alternativo.

Clean Aviation sitúa en 2030 y 2050 los principales hitos del programa. En 2030, con la demostración e introducción de conceptos de aeronaves de bajas emisiones que aprovecharán los resultados de la investigación sobre aviación limpia, empleando combustibles sostenibles de modo que las aerolíneas pueda disponer de estas innovaciones para ponerlas en servicio en 2030-2035.

El objetivo en 2050 es alcanzar una aviación neutra en emisiones mediante tecnologías maduradas junto al despliegue de combustibles de aviación sostenibles y energías alternativas.

El programa supone una inversión de 4.100 millones de euros, con 1.700 millones de financiación pública y una contribución adicional de los socios privados de al menos 2.400 millones de euros.