Hielo natural
Destacamos, Industria

El MS-21-300 completa pruebas de certificación en condiciones de formación de hielo natural

PJSC Irkut Corporation completó con éxito las pruebas de certificación del avión MS-21-300 en condiciones de formación de hielo natural.

El fabricante ruso que forma parte de UAC/Rostec, detalló que la aeronave alcanzó un rendimiento normal incluso cuando estaba cubierta con una capa de hielo de 8 cm de espesor. Cumpliendo con los estándares de aviación rusos y europeos. De acuerdo con las regulaciones de certificación, las características de rendimiento deben mantenerse con una capa de hielo de 7,6 cm de espesor.

El avión realizó 14 vuelos de prueba que duraron entre 3 y 5 horas. Volando sobre la costa del Mar Blanco, la Bahía de Pechora del Mar de Barents, así como en la región de los Urales Subpolares. El avión regresó hoy 8 de abril del aeropuerto de Arkhangelsk al aeródromo de Ramenskoye en Zhukovsky.

Las condiciones primaverales en los mares White y Barents crean nubes de múltiples capas, precipitaciones constantes y cambios bruscos de presión que provocan constantes eventos de engelamiento en las aeronaves. El principal peligro causado por el hielo es la distorsión de la delicada forma del ala y otras superficies de la aeronave. Lo que puede afectar el rendimiento del vuelo.

14 vuelos de prueba

Los vuelos de prueba del MS-21-300 desde el aeropuerto de Arkhangelsk se organizaron en varias etapas. Durante la primera etapa, la tripulación de la aeronave utilizó datos del servicio meteorológico para buscar nubes que pudieran causar engelamiento. Comparables a las condiciones para la certificación de la aeronave.

Al volar en estas nubes, la tripulación utilizó instrumentos especiales para monitorear la formación de hielo en las superficies de la aeronave. Al alcanzar el espesor de hielo requerido, el avión voló a una altitud determinada, en la que se pudo observar su comportamiento en condiciones naturales de formación de hielo. El grosor de la capa de hielo aumentó de vuelo en vuelo.

Además de la estabilidad y controlabilidad de la aeronave, también se probó el funcionamiento de los sistemas antihielo de la aeronave MS-21-300. Según la normativa vigente, las pruebas también tienen que confirmar la capacidad de la aeronave para seguir volando incluso cuando el sistema antihielo no está operativo. Asimismo, según el comunicado de PJSC, se probaron también varios sistemas  en estas condiciones, en particular, equipos de iluminación externa, equipos de comunicación por radio y tren de aterrizaje.