Por Nicolás Zorro Rincón

 

El Boeing 737MAX recibió la licencia de aeronavegabilidad por parte de la Administración de Aviación Civil de China, lo que significa un importante paso para que la aeronave pueda volar nuevamente en el país asiático.

 

Esta concesión, a pesar de ser un importante avance, no significa que la aeronave pueda volver a volar de inmediato en China ya que es necesario continuar con el proceso que implica modificaciones al avión por parte de las aerolíneas del país y nueva formación a los pilotos.

 

De esta manera, Boeing da un importante paso en el mercado asiático ya que podría reactivar sus objetivos comerciales en la región y alivianar las tensas relaciones comerciales en China concretamente.

 

Cabe recordar que el MAX tiene prohibido volar en el país asiático desde marzo de 2019, tras dos accidentes, en Etiopía e Indonesia, que provocaron la muerte de casi 350 personas.

 

Estos accidentes sumergieron a la compañía en una difícil crisis reputacional ya que ha estado envuelta demandas, arrestos a funcionarios, indemnizaciones a las víctimas y disputas con los reguladores, entre otros.

 

Por este motivo, la licencia de aeronavegabilidad, abre el camino hacia la nueva era del modelo 737MAX en China, el cual ha estado enfrentado al escrutinio por parte de reguladores de seguridad aérea y legisladores, tras los accidentes.

 

A la fecha, 175 países han dado luz verde al avión.