Boeing
Aviación Comercial, Destacamos, Industria

Nueva técnica frente al COVID-19 para desinfectar la cabina de vuelo

Boeing y la Universidad de Arizona han aplicado una técnica antigua en la lucha frente al COVID-19: la desinfección térmica. Los investigadores han confirmado que aplicar calor en las superficies, sobre todo en aquellas difíciles de limpiar como la pantalla de mando, elimina el SARS-CoV-2 de forma efectiva.

Los resultados indican que el virus se destruye en más de un 99,99% tras una exposición de tres horas a temperaturas de 50 grados centígrados, y que una temperatura de 40 grados es capaz de eliminar de forma efectiva a más del 99,9% de los virus.

Boeing completó las pruebas en el marco de su Iniciativa de Viajes Seguros como medida de apoyo a los clientes y para mejorar la seguridad y el bienestar de los pasajeros y las tripulaciones durante la pandemia del COVID-19. Estas pruebas se realizaron en otoño en un entorno seguro de laboratorio en la universidad, utilizando componentes de la cabina de vuelo y aplicando el SARS-CoV-2, el virus que produce la enfermedad COVID-19.

La cabina de vuelo es una de las zonas más difíciles de desinfectar con los productos químicos tradicionales. En zonas con equipamiento electrónico delicado el calor tiene la capacidad de desinfectar sin los efectos adversos de los productos de limpieza tradicionales. La cabina de vuelo está diseñada para soportar temperaturas de hasta 70 grados centígrados, con lo que la desinfección térmica se convierte en un método de desinfección seguro, práctico y efectivo.

Como los viajes aéreos se han visto especialmente afectados por la pandemia mundial del COVID-19, Boeing y la Universidad de Arizona siguen probando los métodos de limpieza recomendados en un laboratorio, utilizando el SARS-CoV-2 y otros virus similares para seguir validando su eficacia.