El grupo australiano ha confirmado que encargará 12 A350-1000, 20 A220 y 20 A321XLR.

El A350-1000 fue seleccionado por Qantas tras una evaluación conocida como Proyecto Sunrise y permitirá a la compañía operar los vuelos comerciales más largos del mundo. Esto incluirá la conexión de Sídney y Melbourne con destinos como Londres y Nueva York sin escalas por primera vez en la historia. Con una disposición premium, la flota del A350 también será utilizada por Qantas en otros servicios internacionales. El A350-1000 cuenta con la última generación de motores Trent XWB de Rolls-Royce.

En la categoría de pasillo único, los A220 y A321XLR fueron elegidos en el marco de una evaluación denominada Proyecto Winton. Los aviones serán utilizados por el Grupo Qantas en servicios domésticos en todo el país, que pueden extenderse a más de cinco horas. Además, el A321XLR ofrece la capacidad de alcance para vuelos desde Australia al sudeste asiático, permitiendo al Grupo Qantas abrir nuevas rutas directas. Las flotas A220 y A321XLR estarán equipadas con motores Pratt & Whitney GTF.

Este acuerdo se suma al pedido existente de 109 aviones de la Familia A320neo, que incluye el A321XLR para la filial de bajo coste del Grupo Qantas, Jetstar.

Todos los aviones de Airbus en producción están certificados para volar con una mezcla de combustible de aviación sostenible (SAF) del 50%, con el objetivo de aumentar este porcentaje al 100% en 2030.