Boeing se declara culpable de fraude

por | Jul 9, 2024

Boeing ha llegado a un acuerdo con los fiscales para declararse culpable del delito de “conspiración para cometer fraude” al ocultar información vital a propósito, engañando así a la Administración Federal de Aviación.

El Departamento de Justicia reveló el domingo el acuerdo al que había llegado con Boeing y afirmó que el cargo de fraude era “el delito más grave fácilmente demostrable” que podía presentar contra Boeing. La fiscalía desveló también que Boeing pagará otra multa de 243,6 millones de dólares, igualando la multa que pagó en 2021 por el mismo delito.

Según el Departamento de Justicia una condena por fraude responsabilizará a Boeing por las “declaraciones erróneas” que hizo a los reguladores que certificaron el 737 MAX en 2017 y que condujeron a dos accidentes fatales con 346 muertos y que tuvieron lugar con menos de cinco meses de diferencia, en 2018 y 2019.

Como ya explicamos en este texto, los fiscales están convencidos de que Boeing incumplió el acuerdo de enjuiciamiento diferido al que habían llegado en 2021, una especie de libertad condicional corporativa, y lo que Boeing está haciendo ahora es reconocer que lo incumplió.

Al parecer, el gigante aeroespacial estadounidense ha calculado que admitir el delito de incumplir un acuerdo de enjuiciamiento diferido es mejor que luchar contra la acusación de que engañó a los reguladores que certificaron el avión y los requisitos de formación de pilotos para volarlo con seguridad y soportar un largo juicio público que erosionaría aún más su reputación durante más tiempo.

El acuerdo también obliga a Boeing a invertir al menos 455 millones de dólares para mejorar la seguridad, quedará en “libertad condicional corporativa” bajo supervisión judicial durante tres años, y el Departamento de Justicia nombrará a un supervisor independiente para asegurar el cumplimiento por Boeing de las condiciones del acuerdo.

Además, el consejo de administración de Boeing deberá reunirse con las familias de las víctimas, algo que, incomprensiblemente, aún no ha hecho.

Sin embargo, el acuerdo no es seguro

Los familiares de algunos de los pasajeros fallecidos han declarado que pedirán al juez que anule el acuerdo, que consideran demasiado indulgente teniendo en cuenta las vidas que se perdieron. Quieren un juicio, quieren una multa enorme y quieren que los dirigentes de Boeing se enfrenten a cargos penales.

Los abogados de las víctimas afirman que: “si nos fijamos en los elementos que componen este acuerdo de culpabilidad, son bastante típicos de lo que cabría esperar en una investigación por fraude de guante blanco, no en el caso de un delito que provocó directamente la muerte de 346 personas. Después del accidente de Indonesia, sabían que algo iba mal con este avión, y sabían que podía estrellarse, jugaron con la vida de la gente, y están jugando ahora mismo a eludir su responsabilidad”.

¿Puede el juez bloquear el acuerdo? Sí. Habrá una vista ante el juez de distrito Reed O’Connor en Fort Worth, Texas. Puede aceptar el acuerdo, en cuyo caso no puede cambiar los términos. O puede rechazarlo, lo que probablemente daría lugar a nuevas negociaciones entre Boeing y los fiscales. No se ha fijado fecha para la vista.

Si acepta el acuerdo no habrá juicio, pero este acuerdo no evita que la compañía aún se enfrente a investigaciones sobre el reventón de un panel de un MAX de Alaska Airlines en enero, a la mayor supervisión por parte de la FAA y a las acusaciones de empleados actuales y pasados sobre contratación de mano de obra mal formada y la toma de represalias contra los empleados que denunciaban los errores y fallos de construcción.

¿Cómo afectará esto a Boeing?

Ya está afectando. Boeing no registró nuevos pedidos del MAX en abril y mayo, ni tampoco puede acelerar las entregas por el intenso escrutinio de la FAA, lo que significa que ingresa menos.

Probablemente no afectará a los contratos gubernamentales, pues existe el precedente de 2006 en el que las Fuerzas Aéreas alegaron un “interés nacional imperioso” para permitir que Boeing siguiera compitiendo por contratos, incluso después de que la empresa admitiera cargos que incluían el uso de información robada para obtener un contrato de lanzamiento espacial y el pago de una multa de 615 millones de dólares.

Y todo mientras Boeing busca un nuevo consejero delegado que sustituya a David Calhoun, que ha anunciado su dimisión a finales de año.

Personalmente, a mi en todo esto se me escapa quién tiene la responsabilidad de 346 muertes.

Jorge Penalba

Jorge Penalba

Editor desde 1988, piloto ULM y PPL, entre las publicaciones aeronáuticas que ha publicado y/o dirigido, Aviación General y Deportiva, Fuerza Aérea, Aviación Comercial, Avion&Piloto y, desde 2009, Avion Revue Internacional. Acompaña al desarrollo de la aviación general y deportiva desde la irrupción de los ULM, realizando y publicando las pruebas en vuelo de buena parte de las aeronaves aparecidas desde entonces, desde el tubo y tela a los reactores ligeros. En Avion Revue se encarga, además de su dirección ejecutiva, de las secciones de Industria, MRO y Sostenibilidad.